El Telde Básket Tara cumple 25 años de formación deportiva femenina

Entrevista en www.sportelde.com

El Telde Básket Tara está de aniversario. El club que preside Iret Alarcón y que dirigen deportivamente Esteban Cabrera cumple esta temporada su cuarto de siglo de vida desde aquel 11 de agosto de 1992 en el que varios directivos decidieron emprender por cuenta propia un club femenino por desacuerdo con el CB Telde de aquellos entonces, y que ha logrado estar entre los mejores de Canarias debutando incluso en Liga Femenina 2.

A pesar de la crisis económica que se han cebado con muchas entidades deportivas en Telde, el Tara sigue en pie formando a jugadoras desde la escuelita hasta cadete-júnior, incorporando en los últimos años la sección masculina tras la fusión con el Juventud Telde, ya desaparecido.

Una vez comenzado los entrenamientos, Sportelde.com concerta una entrevista con Esteban Cabrera en el bar-cafetería anexa a las instalaciones deportivas Narea, centros de operaciones del club, donde cuenta la historia del TBT, sus altos, sus bajos y todo por lo que ha pasado en las dos últimas décadas y media.

– El Telde Básket Tara cumple 25 años. ¿Cómo ha evolucionado desde entonces?
Cuando empezó el club era un simple delegado de equipo. Pero bueno, hemos pasado de ser un club que en su día apareció como sección femenina con desavenencias con el CB Telde en su tiempo. Empezamos con dos o tres equipos y en 25 años como todos los proyectos hemos tenido nuestros altos y nuestros bajos.

Hemos llegado a ser la segunda opción de baloncesto femenino en Telde y estar entre los tres mejores de Canarias a estar incluso en competiciones nacionales como fue la Liga Femenina 2 en dos años como a descender de categoría o volver a tener tres o cuatro equipos de doce que teníamos. Y bueno, hubo momentos que empezamos de nuevo a remontar hasta que hace cuatro años pusimos sección masculina y estamos en época de crecimiento con equipos que compiten y otros que están en formación que tendrán mejoría en un futuro.

En masculino la temporada pasada, con solo cuatro años ya conseguimos estar en el Campeonato de Canarias júnior. Es el primer equipo masculino del Tara que lo logró compitiendo contra los monstruos de la isla y de Canarias que tienen extranjeros y que nosotros no tenemos. Nosotros competimos con deportistas de Telde. En resumen, años en que hemos estado muy arriba y otros en el que hemos estado con bajones.

– ¿A qué se suele deber esos altibajos?
Generalmente, creo que es el problema del mismo club. Cuando estuvimos en LF-2 hubo un momento en el que estuvimos bastante arriba. Ahí necesitas mucho tiempo para el equipo nacional. No tener la estructura adecuada hace que te vuelques mucho sobre esa categoría nacional que necesita mucho trabajo y descuides un poco la cantera. El día que descendimos, al año siguiente muchos equipos de la cantera habían desaparecido por falta de atención. Eso fue uno de los errores. El problema siempre es del club cuando le presta más atención a un proyecto a la liga nacional, que Telde se lo merecía, y nos desatendimos de la cantera. De ello aprendimos. En caso de que volvamos, necesitaríamos gente que atienda a la nacional y otra a la base.

– ¿A día de hoy es posible y viable que Telde tenga equipo en nacional?
Prácticamente imposible. Poniendo el ejemplo del Rocasa, cuando llegas a la élite es más fácil mantenerte que subir. Ahora mismo, con los pocos apoyos económicos públicos y privados que hay es muy complicado hacer un equipo para ascender. Con jugadores de la base puedes tener un equipo para Primera Autonómica, que es el paso previo a la nacional, pero claro puede costar al año 15.000 euros. Entonces no tan fácil sobre todo cuando no hay subvenciones por la crisis salvo que aparezca un empresario con mucho interés por el baloncesto femenino y se quiera poner de presidente para intentar ascender. Pagar jugadoras es difícil porque no hay dinero.

– ¿Cuál es el presupuesto que maneja actualmente el Telde Básket Tara?
Podemos estar hablando de unos 40.000 euros para 14 equipos que queremos sacar esta temporada.

– Este año pierde tres equipos, ¿motivos económicos o deportivos?
No, los equipos que dejamos de sacar han sido los equipos masculinos de máxima categoría porque los jugadores han terminado sus edades júnior y no podemos hacer un equipo Autonómico y otros no han querido seguir jugando por motivos académicos.

– En los últimos años han dado el paso de un club netamente femenino a uno mixto. ¿Qué motivos le han llevado a ello?
Se presentó las circunstancias. No es una cosa que buscáramos. El presidente del Juventud Telde se acercó a nosotros para ver si podíamos hacer cosas juntos y le abrimos las puertas. Llegó un momento que él no tenía mucho interés y se produjo la situación en que podíamos unir la sección femenina y la masculina y la directiva tomó la decisión de sacarla.

– ¿Cómo ha evolucionado el baloncesto teldense en los últimos años?
A nivel de base ha crecido. El Baloncesto Telde, con la fusión de los tres clubes, ha crecido muchísimo. Nosotros hemos tenido algunos altibajos pero seguimos intentando potenciar la parte de abajo. El problema es que Telde ha perdido categoría nacional. Nosotros desde 2010 hemos dejado de tener categoría autonómica, cuando dejamos de recibir subvenciones. En los dos últimos años ha sido los dos últimos que en Telde ha tenido júnior autonómico. Nosotros dejamos de tenerlo y el CB Telde parece que sí lo va a tener. La ciudad, con más de 100.000 habitantes, debería tener Primera Autonómica tanto masculina como femenina, pero son muy caros. Es verdad que hay subvenciones del Gobierno de Canarias y los billetes están más baratos, pero hay que tener el dinero en caja.

– ¿Cómo ha pasado este club la crisis económica?
Fatal. Porque viene con falta de subvenciones y de apoyos económicos. Nosotros en su momento dependíamos de las subvenciones del ayuntamiento. Al faltar, el club se quedó con deuda que hemos tenido que ir pagando año tras año con mucho sacrificio sobre todo con la federación y la agencia de viajes. Incluso a día de hoy seguimos pagando deuda de esa época. Funcionamos como club privado. El ayuntamiento nos cede las instalaciones, que se lo tenemos que agradecer, no nos cobra nada. Las únicas subvenciones son las del Cabildo, con son 35 euros por jugador. Pero, por poner ejemplo, el seguro cuesta 55 euros.

– ¿El pecado de los clubes han sido vivir de las subvenciones?
No. Soy un defensor de que las instituciones públicas deberían de velar porque el deporte base fuera completamente gratis. Es su obligación. Si se nos llena la boca con los beneficios del deporte, los ayuntamientos deberían velar porque fueran gratis. De hecho, hay municipios donde ayuntamientos y Cabildos apuestan por el deporte base y pagan los monitores, las fichas. Deben luchar por que el deporte base sea gratis hasta los 17 años. Luego si tienes un equipo en nacional, eso es otra cosa. Entonces, no es que dependamos de eso, es que debería ser así.

– En el deporte actualmente está como referente el CB Remudas y el CB Islas Canarias en la base. ¿Qué tienen esos equipos para sacar tan buenos deportistas?
El éxito de ellos es la continuidad. Si una niña de Gran Canaria quiere jugar al baloncesto, irá a internet, buscará un equipo de baloncesto de la isla y saldrá el Islas Canarias. Por tanto, el padre lleva a la niña allá. Lo que quiero decir es que los títulos atraen a los títulos. Es verdad que en su momento tuvieron que hacer un trabajo desde cero que, desde mi punto de vista porque también fui jugador, era más fácil porque las jugadoras estaban dispuestas a sacrificarse que a día de hoy. Hay jugadoras de calidad que ni las buscan, sino que directamente les van.

– ¿En qué crees que perjudicará el descenso del Spar Gran Canaria?
Creo que en dos temporadas volverán a ascender. Si no consiguen ascender es esta temporada, que lo van a conseguir seguro, será la siguiente. Tienen capacidad suficiente para ello. Lo que sí es extraño o no muy comprensible que habiendo hasta la temporada pasada dos equipos de baloncesto en máxima categoría, uno en masculino y otro en femenino, la diferencia de subvenciones para uno y otros sean tan grandes. Los que trabajamos en el deporte base no lo entendemos. No quiero decir que le den a los dos el mismo dinero, pero por lo menos de forma más proporcional.

– Organigrama 2017-2018. Vuelven a contar con Pablo Sánchez.
Es uno de los mejores entrenadores de formación de la isla y de Canarias. Estamos hablando de un hombre que en su currículum ha sido campeón de España cadete con selecciones autonómicas, ha sido campeón de Europa U-16 como ayudante, ha ido a mundiales y ha quedado quinto, ha entrenado a jugadores que han debutado en ACB… Uno de los mejores de Canarias, sin duda alguna. Este año dejaba el proyecto del júnior, dejábamos una etapa, entonces tenía ofertas de fuera y le propuse que dirigiera la sección masculina del club para hacerla crecer y le ilusionó. Estaba muy ilusionado y encantado.

– Y han apostado por entrenadores jóvenes.
Esa es la clave de este año. Somos tres viejitos: Pablo Sánchez, Paco Hernández y yo. Somos los entrenadores nacionales, la máxima categoría del baloncesto europeo. Pablo va a dirigir la sección masculina, yo la femenina y Paco entrenará a uno de los equipos pequeños. Luego, todos los demás son gente joven con la gran suerte de que casi todos han sido jugadores del Tara, por lo que han mamado nuestra filosofía y será más fácil para ellos. Nosotros encantado, porque necesitamos savia nueva, que vengan con nuevas ideas, con ganas de aprender y nosotros transmitirle la experiencia que tenemos para intentar formarlos lo mejor posible. Hablamos de tener una escuela de valores y de formación para toda esa gente.

– ¿Cuáles son los objetivos deportivos para esta temporada?
Conseguir completar todos los grupos de catorce equipos (siete masculinos y siete femeninos), formar a los ocho entrenadores nuevos, transmitir los valores del baloncesto y del deporte en general a los jugadores y crecer a nivel de jugadores. En algunas categorías competiremos al máximo nivel y en otras a un nivel inicial.

– Aunque no ha comenzado esta, pero mirando a un futuro, ¿qué se ha pensado para la temporada 2018-2019?
Pensar en un futuro lejano es complicado por la situación económica es difícil. Es verdad que tenemos que agradecer a varias empresas como Macrofit, Mesón Gallego Casa Carlos y Nik que colaboran con el club y patrocinan equipos, que es de agradecer públicamente. Pensamos en un plazo corto-medio. Pensamos en completar los grupos para intentar tener la próxima temporada un júnior femenino que llevamos seis años cuando siempre estábamos entre los mejores de Canarias años atrás. En masculino todavía no porque no llegaríamos a esa edad, pero la intención es tener júnior autonómico en ambas secciones. En sénior considero que hacer uno autonómico sin opciones de subir a Liga EBA no tiene sentido salvo que tengas dinero y merezca competir.

– 25 años de TBT. Nombre directivos, entrenadores y jugadores que hayan sido muy importantes.
Los primeros que empezaron con este proyecto fueron Antonio Romero, que fue presidente durante muchos años, y Pepe Arroyo que fue el alma máter de los entrenadores en su época. Decidieron desvincularse del Baloncesto Telde y formar el Básket Tara. Juntos con ello estaban como entrenadores Juan Valencia, Agustín Arencibia (concejal de Telde), que era vicepresidente, Juan Castro y Antonio Ramírez. Eso eran directivos que también eran entrenadores.

En cuanto jugadoras, hay muchos que han estado en selecciones canarias y nacionales. Entre ellas están Tania Rodríguez, de 1983 que es la más laureada del club porque hubo dos campeonatos de Canarias tanto cadetes como júnior y campeón insular en minibásket, pues además fue campeón de Europa con la nacional en Rumanía cuando tenía 15 años.

Luego está Sofía Rodríguez, que fue la última jugadora del Tara que ha sido nacional. Fue convocada con la selección canaria mini cuando era premini. Estuvo con la mini dos años, infantiles dos años y cadete dos años. Además, nacional desde los 12 hasta los 15. Arminia Moreno es alguien a quien el club le aprecia mucho aunque nunca llegó a jugar en el Tara, porque justamente en el 92 cuando nosotros decidimos crear el Tara ella decidió irse al Siglo 21.

Escriba un comentario